KAMILANCHA

Fibrart

El Kamilancha es un tobogán abierto de caída libre para su uso con llantas o ruedas inflables, lo cual lo hace un tobogán de velocidad y emoción, que puede ser utilizado por toda la familia. Con sus 1.37 metros (54”) de ancho de espacio de paseo, el kamilancha puede utilizar cómodamente llantas (ruedas inflables) de 1.07 mts (42”) a 1.22 mts (48”), ya sean sencillas o dobles, recomendándose las de 1.07 (42”) para su uso general y solo las de 1.22 (48”) para su uso con caída a piscinas (piscinas) conectadas ríos lentos, para maximizar su flotabilidad. Tiene capacidad para mover 400 usuarios por hora en promedio y generar diversión a chorros. Puede utilizarse como primer tobogán de llanta para parques acuáticos, balnearios, hoteles o resorts que cuenten con el espacio suficiente para albergar a sus 90 metros de largo y 10 de alto promedio.

Este tobogán se puede combinar con aquatubo 54” para iniciar con algún giro o cambio de dirección y así acomodarse a su espacio disponible. El kamilancha es un tobogán de llantas de apariencia sencilla (recta y ondulada) pero que depende de un buen diseño para maximizar el disfrute y emoción de los saltos, la caída y al salpicada al llegar a la piscina. Solo Fibrart con su más de 30 años de experiencia puede garantizarle amplia diversión y ajuste el gusto del cliente dentro de los límites de mayor diversión y seguridad que solo nuestra experiencia nos puede otorgar.

Su longitud puede ser de 12 a 125 mts, siendo su mayor uso en el rango de los 65 metros con caída a piscina y 90 mts con canal de frenado; lo que le hace muy flexible en su diseño y al ser completamente recto pueden usarse varios de manera paralela para generar competencia entre los usuarios.

Su porcentaje de caída es de alrededor de 15%, pero al no ser regular, crea la emoción de saltos y pérdida de gravedad que solo los kamikazes ofrecen, al tiempo que mantienen un uso familiar y de alta seguridad.

Su alta rotación de usuarios de más de 3000 por día puede ayudar en gran manera a descongestionar sus atracciones con un tobogán de llantas y una menor inversión que los grandes toboganes de llantas con giros. Esto lo hace ideal para parques acuáticos, balnearios, hoteles y resorts con espacio suficiente para albergar a los grandes toboganes de llantas.

Los toboganes kamilancha están entre los primeros juegos acuáticos hechos, en aquel entonces, con concreto y que al cambiar la tecnología a su construcción con fibra de vidrio se le pudo dar una vida más longeva gracias a la mayor flexibilidad del plástico contra el concreto, aumentando muchísimo si vida útil y disminuyendo considerablemente sus costes de mantenimiento.

Si desea incursionar en el uso de toboganes con llantas y otorgan diversión permanente por largos años a un bajo costo entre los toboganes abiertos de llanta, el tobogán Kamilancha de Fibrart es la mejor opción.


Nuestros productos