STUKA

Fibrart

El Stuka es un tobogán abierto de caída libre para su uso de cuerpo con la mayor inclinación y sin punto de referencia visual en el frenado por lo que la sensación de caída libre es pura, hasta enderezarse en la última parte del trayecto, donde varias fuerzas G te aplastan contra el tobogán y terminas la aventura en la piscina o canal de frenado.

Su diseño sencillo de caída con la mayor inclinación posible y su posterior arreglo hasta dejarte perpendicular contra el suelo lo hacen sentir el vértigo de la caída pura en el juego más veloz de todos los juegos acuáticos, que entre más alto, más velocidad acumula para crear emociones equivalentes a su tamaño.

Junto con el Kamikaze es uno de los diseños más sencillos, pero que por su pureza sobrevivirá mucho más tiempo con mejores estándares de seguridad para hacer cada trayecto una explosión de adrenalina y tener la posibilidad de repetirlo cuantas veces se desee por facilidad de uso y sensaciones que pueden irse descubriendo con cada diferente salto.

Hoy en día la mayoría de los Stukas se utilizan con canal de frenado (extensión de tobogán que elimina la necesidad de la piscina) para aumentar su rango de uso y controlar mejor la caída del usuario la cual se limita en los laterales y se facilita la salida del juego a un solo paso del mismo, para poder ser usado nuevamente.

Su mínimo flujo de agua de 12 litros/segundo (3.17 gal/seg) lo equiparan a un juego infantil, pero no se deje engañar pues es solo para reducir la resistencia y hacerlo más veloz en su uso.

Por lo regular es el tobogán más alto en los parques para aumentar su atractivo, pero sencillo diseño le permite ser utilizado desde alturas de 6 metros (20’) de altura, hasta arriba de los 20 metros (65’), lo que facilita su instalación en casi cualquier lugar.

Para alturas pequeñas, Fibrart recomienda que los Stukas finalicen en piscina o canal de frenado, pero en alturas mayores a 9 metros recomendamos el canal de frenado por mayor control en la caída y aumento en la frecuencia de uso.

El tobogán Stuka tiene un flujo de 200 usuarios por hora promedio, el cual es bajo por ser necesario salir de la piscina antes de poder liberar el juego al siguiente usuario. Si bien no es un juego con alto flujo, si es un complemento perfecto para parques acuáticos, balnearios, hoteles y resorts que desean ampliar su oferta de juegos para jóvenes intrépidos y mantener su parque con atracciones renovadas.

El mismo stuka puede hacerse exclusivo para nadadores separándolo de la caída de la piscina y aumentando la profundidad de la piscina de caída a por lo menos 1.80 mts para que hacerlo más divertido en toboganes pequeños.

Su bajo costo de operación e instalación, así como la predilección de los jóvenes de edad y corazón por la adrenalina convierten al Stuka en el mejor tobogán para un segmento joven y aventurero.


Nuestros productos